problemas

Los problemas de un coche parado durante mucho tiempo

Aunque parezca un contrasentido, un coche parado durante mucho tiempo puede acabar teniendo numerosos problemas mecánicos debidos, precisamente, a la falta de actividad. Estar mucho tiempo sin circular ocasiona a los automóviles desgastes tanto o más importantes que los ocasionados por su uso diario.

Los principales problemas mecánicos

Un coche que permanezca mucho tiempo estacionado acabará deformando sus neumáticos por su propio peso y, además, es muy probable que tenga otros fallos mecánicos importantes. Así, los aros de los pistones del motor pueden engancharse y es muy probable que las juntas del motor se resequen y acaben provocando, incluso, fugas.

coche paradoLa inactividad en el motor también puede provocar daños en el circuito de refrigeración, especialmente en los manguitos y la bomba del agua. Se recomienda un lavado interno y purgado para evitar problemas graves.

Igualmente, un coche parado puede tener problemas en el sistema de frenos. Hay que tener en cuenta que el líquido debe cambiarse cada dos años y que también pueden oxidarse piezas del sistema.

Finalmente, hay que tener en cuenta que la caja de cambios y los diferenciales necesitan un mantenimiento de lubricación para mantenerse en buenas condiciones. Por lo tanto, la inactividad puede provocar su oxidación.

Consejos importantes

Al volver a poner en marcha un coche parado durante mucho tiempo hay que tener en cuenta ciertos elementos básicos. Revisar el nivel de aceite y de refrigerante, controlar posibles fugas de combustible y verificar el estado de las correas de distribución son cuestiones esenciales.

Una vez hecho esto, se recomienda arrancar el vehículo de manera progresiva, realizando intentos de menos de 5 segundos para evitar dañar el motor. Después, se mantendrá a ralentí unos minutos para no forzar ninguno de sus sistemas. Sobre todo, el conductor debe evitar acelerar y es necesario que se fije en posibles ruidos desconocidos durante la marcha.

El equipo de Recambiosviaweb

 

Mi coche no arranca: soluciones

Cuando el coche no arranca sin motivo aparente, puede deberse a diferentes factores relacionados con el sistema de encendido u otros problemas que, si bien no están asociados directamente con la puesta en marcha del coche, impiden esta acción. Un mantenimiento apropiado del vehículo reduce la probabilidad de que ocurra esta molesta incidencia para los conductores. A continuación, señalamos las posibles razones de por qué no arranca el coche y aportamos algunas soluciones.

El vehículo se ha quedado sin batería. Es muy común y puede deberse a una luz que se ha quedado encendida, o una de las puertas mal cerrada. Si se dispone de cables con pinzas, se puede recargar con la ayuda de otro coche, evitando así tener que llamar a la grúa. En caso que la bateria este averiada, deberemos buscar un recambio de la misma.

El coche tiene falta de combustible. En el caso de que se haya repostado recientemente, puede haber una fuga en el depósito debido a alguna rotura. Esto se comprueba mirando el suelo para ver si el vehículo pierde combustible.

El interruptor de encendido del sistema de arranque se ha roto e impide que el coche se ponga en marcha. Si no se percibe ningún ruido al accionar la llave, es muy probable que este interruptor se haya estropeado, por lo que la única solución es reemplazarlo en el taller.

Las bujías están deterioradas. Si el coche hace el intento de arranque pero se vuelve a parar al cabo de unos segundos, puede deberse a este problema. La sustitución de las bujías es una operación sencilla y la puede realizar el mismo conductor, lo que supondrá un ahorro económico.

El exceso de humedad en el sistema de encendido o las trabas en el relé de arranque pueden ser otras causas frecuentes. Una óptima puesta a punto cada 40.000 kilómetros evita, en gran medida, estas molestas averías.