como

Como cambiar la bujía del coche

La bujíabujia de los coches es el elemento que genera esa chispa que inicia la combustión de la mezcla entre aire y gasolina en el interior de cada cilindro. Esta cuenta con distintos intervalos, en función del modelo, para ser cambiada, pero lo ideal es que el cambio se realice cada 60.000 kmDebe cambiarse todo el juego para generar la misma chispa.

Suele haber una bujía y, en ocasiones, dos por cada cilindro y cuenta con un electrodo que genera la chispa de arranque, una rosca, el cuerpo principal, aislante de calor y la alta tensión y la terminal superior, conectada a la bobina de encendido. Los pasos para cambiar la bujía correctamente son:

1. Con el coche frío, se desconecta el borne negativo de la batería. Después, se localiza el espacio destinado a las bujías, que puede estar a la vista en algunos modelos, pero, en otros, es necesario retirar el protector de plástico que cubre el motor.

2. Posteriormente, con unos guantes se tira del capuchón del cable de alta tensión para retirarlo y se limpia el orificio con un pequeño cepillo. No se debe tirar directamente del cable porque puede estropearse.

3. Acto seguido, se debe desatornillar la bujía y debe ser extraída con la ayuda de una carraca, una llave de bujía y un alargador. Tras esto, se debe comprobar que son iguales la vieja y nueva y se tapa el orificio con un trapo.

4. Se coloca en el alargador la nueva pieza y se atornilla al máximo con la mano, primero, ya que la carraca podría estropear la rosca y provocar una avería. Después, con la ayuda de la carraca, se termina de apretar la bujía de 90 y 120 grados más.

5. En último lugar, es momento de colocar nuevamente el cable de alta tensión y continuar con la siguiente bujía.

Equipo de Recambiosviaweb.

Conducción optimizada

Poner en práctica una conducción optimizada de los coches tiene numerosas ventajas: se ahorra combustible, se desgastan menos los vehículos, se evitan accidentes y se preserva el medio ambiente.

Por lo tanto, vale la pena tener en cuenta una serie de consejos útiles para disminuir el consumo en la conducción. Cabe señalar que también influye si el coche funciona con gasolina o diésel. Se trata, por otra parte, de recomendaciones que cuentan con el crédito de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC).

En primer lugar, hay que mantener los pies alejados de los pedales, salvo en la presión a fondo del embrague. La primera marcha, por su parte, se habrá de utilizar, básicamente, para arrancar y aparcar. Respecto a los cambios de marchas, el velocímetro constituye un indicador válido para efectuarlos: tercera a partir de 30 km/h, cuarta a partir de 40 km/h y quinta a partir de 50 km/h. Además, hay que tener claro que se puede circular perfectamente por ciudad con la quinta marcha, siempre que se haga a punta de gas y velocidad sostenida.

Evitar frenazos y acelerones en la circulación también resulta fundamental. La concentración en la carretera servirá para anticiparse y poder frenar con la inercia del vehículo. Dejar de acelerar con la marcha seleccionada también permite rebajar el consumo de la frenada a cero. Por otro lado, una forma de frenar suavemente consiste en apartar el pie del acelerador, cuando se prevea una parada.

Apagar el motor, cuando un vehículo vaya a estar más de un minuto detenido, también se revela como una opción plausible para ahorrar combustible.

En líneas generales, conviene conducir con relajación, concentración y suavidad. De esta manera, la carga de combustible se rentabilizará y la conduccion sin brusquedades propiciará que se pueda alargar la vida útil del vehículo.