calor

Recambios para coches NRF

NRFLa empresa NRF nace en 1927, año desde el cual desarrolla su actividad como fabricante de componentes y recambios para coches y barcos. Sus productos son comercializados por todo el mundo y cuentan con destacados fabricantes de los sectores de la automoción y los astilleros, como clientes habituales. La empresa se posiciona, respecto de la competencia, como referente de calidad y servicio.

Las fábricas de la empresa NRF, así como sus centros de distribución, están distribuidas por toda Europa y tienen en su haber más de 5.000 artículos diferentes de recambios de coches. No solo ofrecen esta gran variedad, sino que, además, son capaces de crear productos a medida para el cliente, si este lo desea.

Sus productos se enmarcan en siete grandes grupos:

Sector marítimo
En este mercado, ofrece refrigeradores, intercambiadores de haz de tubos y un sistema anti-incrustante. Sus refrigeradores son famosos, pues desarrolló el primero en 1959 y dio la solución a la contaminación de los motores con aguas superficiales.

Radiadores
Son producidos como piezas originales o recambios de turismos y camiones. Ofrecen una línea denominada “Easy fit”, que facilita la instalación de este componente.

Aire acondicionado
La empresa es líder en fabricación de componentes para aire acondicionado. Desde productos de refrigeración y ventilación hasta deshidratadores o evaporadores. Son más de 2.000 sus productos que se encuentran en el mercado.

Ventiladores
Fabrica ventiladores eléctricos para coches, ya sea para refrigeración de radiadores o condensadores.

Refrigeradores de aire
Son vendidos para camiones, con el fin de aumentar la potencia y el par motor.

Refrigeradores de aceite
Utilizados para refrigerar el aceite y los líquidos hidráulicos. Su gama abarca desde turismos y camiones hasta máquinas agrícolas y “off-road” industriales.

Gaskets
Estas juntas para vehículos industriales tienen una perfecta acogida por los clientes de todo el mundo. La empresa está a la vanguardia, en su fabricación.

¿Qué piezas del coche sufren más con el calor?

verano para tu cocheYa ha llegado el verano y el calor parece que aprieta más que nunca. Además, las previsiones para este año hablan de un verano todavía más cálido. Los coches, por tanto, sufrirán más. El coche no es inmune a las condiciones meteorológicas. Igual que las personas, sufre el frío y el calor y, para que una avería no arruine las vacaciones, hay que tener en cuenta que algunas piezas del coche acusan, especialmente, las altas temperaturas, así que necesitan una atención especial.

Por ejemplo, el motor. Hay que prestar atención al indicador. Al arrancar, estará en una posición baja, pero a los cinco o diez minutos deberá situarse en torno a los 90 grados, la temperatura ideal. Si el indicador llega a la zona roja, existe el riesgo de quemar el propulsor. Para liberar calor del motor, hay que poner al máximo la calefacción.

También los frenos sufren mucho en verano. Las pastillas se calientan antes y el calor ambiental hace que sea más difícil refrigerar los frenos, por lo que se corre peligro de sobrecalentamiento. El coche frenará menos, el líquido se acabará antes y los discos se pueden deformar. La electrónica y los limpiaparabrisas no se libran de los efectos del calor, así que conviene revisar esas piezas. En especial, antes de iniciar un viaje largo. Lo mismo se puede decir del aire acondicionado, básico para el confort del conductor y los ocupantes del vehículo.motor verano calor

Finalmente, están los efectos del calor sobre los neumáticos. Una circulación a alta velocidad, unida a unos termómetros disparados y las altas temperaturas del asfalto, aumentará el deterioro de las ruedas. Hay que tener en cuenta la presión, ya que una baja presión hará que la banda de rodadura se caliente más. Circular con los neumáticos en mal estado durante los meses más calurosos del año puede reducir su vida útil en un 15%.

El equipo de recambiosviaweb

Con el calor las piezas de nuestro coche sufren

calorEl verano es una época del año especialmente dura para los vehículos ya que el intenso calor afecta muy negativamente a algunas piezas de los coches, como el sistema de climatización o el motor, que pierde potencia. Por ello, es necesario revisarlos y buscar recambios con frecuencia.

En el caso del motor, hay que controlar que el indicador nunca esté en la zona roja, pues esto podría provocar que se quemase. Con el vehículo frío este permanece en posición baja y, posteriormente, alcanza su temperatura óptima en los 90 grados.

neumaticos calorOtra parte muy sensible al calor son los neumáticos: con altas temperaturas y circulación rápida se deterioran más. Si su presión es excesivamente baja, el nivel de calentamiento de la banda de rodadura será mayor, lo que supone un acortamiento de su vida útil en un 15%. Así, las elevadas temperaturas del asfalto los perjudican enormemente.

Los frenos son otra parte delicada del vehículo: al rozar contra el disco, las pastillas de freno generan calor, que en verano se acrecienta más con la temperatura exterior, de manera que resulta más complicado refrigerarlas. Consecuentemente, los frenos se sobre calientan, el coche frena menos, disminuye la vida del líquido de frenos y existe riesgo de que los discos se deformen.

frenos calientes
El turbo es otra pieza delicada que puede sufrir deterioro. Trabaja a altas temperaturas y en esta época resultará mucho más complicado refrigerarlo bien. Se encarga de tomar aire del exterior y, al ser accionado por los gases emitidos por el escape, este aire se inyecta a los cilindros para que mejoren su rendimiento. Pero, con las altas temperaturas, este proceso se resiente.

En último lugar, es necesario cuidar muy bien de los limpiaparabrisas, y de la electrónica del vehículo, que también se ven afectados por las altas temperaturas. Una revisión continua y el recambio de las piezas estropeadas serán fundamentales para garantizar la seguridad del vehículo.