aceite motor

Recomendaciones aceite de coche

aceite-de-motorEs de dominio público que el aceite del coche es capital para la vida de su motor, por reducir el rozamiento entre piezas móviles, impedir la elevación térmica por fricción y prevenir la corrosión. En el programa de mantenimiento, cambiar el aceite del coche debe estar marcado en rojo, por las peligrosas consecuencias que acarrea ser negligentes con ello.

Entre las propiedades del aceite, cabe destacar su viscosidad, en función de la cual un buen aceite debe ser fluido, a bajas temperaturas, para adherirse, en frío, a las superficies metálicas y conservar suficiente viscosidad al calentarse.

Los fabricantes de aceite para automoción comercializan compuestos adaptables a los modelos de motores existentes. En principio, se aconseja recurrir al recomendado por el fabricante del vehículo y ceñirse a la norma de viscosidad (SAE), según la cual, por ejemplo, un aceite de coche 5W40, recomendado para motores TDI, ayuda al arranque en frío, por tener el primer número pequeño. Por su parte, la segunda expresión numérica indica la viscosidad del aceite en caliente. Los diferentes tipos de aceite vienen clasificados por la mención API, que va seguida de una primera letra, que determina el tipo de motor (gasolina, “S”; o diésel, “C”); y una segunda, que marca la calidad, por orden alfabético, en sentido inverso a esta.

En cuanto a la frecuencia de cambiar el aceite del coche, es prioritario seguir las pautas del fabricante de este. Aunque un coche se use poco, debe cambiarse el aceite tanto por el deterioro sufrido en el cárter como por los arranques en frío. Un factor que entra en juego es el tipo de aceite utilizado, de manera que, si se trata de aceite mineral, es aconsejable cambiarlo, al menos, una vez al año, independientemente del kilometraje. En el caso de los aceites sintéticos, mantienen sus propiedades estables durante más tiempo, lo que permite alargar la frecuencia hasta dos años.