Qué hacer con los residuos peligrosos derivados de las operaciones de reparación y mantenimiento de coches

residuosDesde RecambiosViaweb, estamos preocupados con la situación medioambiental, por esa razón ponemos en conocimiento de todos nuestros clientes, los pasos a seguir para asegurar la correcta gestión de los residuos peligrosos producidos por los talleres. Creo que es labor de todos estar sensibilizados con este tema y demandar a los talleres el buen cumplimiento de esta normativa. Asimismo sabiendo que muchos de nuestros clientes son particulares, y se cambian ellos mismos el los aceites, líquidos de frenos, anticongelantes, filtros de aceite, de aire, de combustible… consideramos que tambien tienen que saber cómo operar ante esta problemática.

Con el fin de conservar el medio ambiente y preservar los recursos naturales, surge en el año 1986 la primera Ley Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos.

A partir de ese momento, las medidas desde la administración y el esfuerzo realizado por el sector, para que la actividad sea cada vez más respetuosa con el medio ambiente, han hecho de la gestión de residuos, en especial de los peligrosos, un apartado fundamental para el buen funcionamiento de cualquier taller de automoción.

No hay que olvidar que el artículo 35 de la ley 10/1998 contempla fuertes sanciones para quienes incumplan con la normativa estipulada, de recogida y gestión de residuos, que suponen desde multas administrativas hasta el cierre de las instalaciones.

Con este artículo desde RecambiosViaweb pretende, de manera general, orientar a los talleres en los pasos a seguir para asegurar la correcta gestión de los residuos peligrosos producidos.

Inventario de Residuos

En primer lugar es imprescindible identificar qué residuos peligrosos se producen y estimar la cantidad anual de cada uno de ellos.

Un residuo se caracterizará como peligroso siempre y cuando figure como tal en la Lista europea de Residuos, publicada en la orden MAM/304/2002, o bien presente alguna de las características de peligrosidad enumeradas en la tabla 5 del RD 952/97.

En los talleres de automoción son considerados residuos peligrosos derivados de las operaciones de reparación y mantenimiento: los aceites, líquidos de frenos, anticongelantes, filtros de aceite, de aire y de combustible usados, baterías usadas, pastillas de freno que contengan amianto, disolventes o residuos acuosos de las operaciones de limpieza, así como absorbentes, trapos usados, envases plásticos y metálicos contaminados o aerosoles. Asimismo, pueden incluirse también dentro de esta categoría: el polvo de lijado, los restos de pintura, lodos y aguas de las cabinas de pintado, papeles y plásticos de recubrimiento, si son generados en un taller de chapa y pintura.

Producción de residuos

El taller como Productor de Residuos Peligrosos, será clasificado como pequeño productor si la cantidad total anual generada es inferior a 10 Toneladas y gran productor si se superan las 10 Toneladas. Como tal, habrá de inscribirse en el Registro del Órgano Ambiental de su Comunidad Autónoma. Los particulares evidentemente, no tienen que inscribirse.

La ley 10/1998, establece una serie de obligaciones para todos ellos:

• Separar adecuadamente los residuos y no mezclarlos.

• Disponer de zonas acondicionadas, señalizadas y delimitadas para el almacenamiento de residuos peligrosos con el fin de evitar la transmisión de contaminación a otros medios. El tiempo máximo de almacenamiento permitido es de seis meses.

• Envasar y etiquetar los recipientes de forma correcta de acuerdo a la normativa establecida. (R.D.833/88, RD.952/97, Orden MAM 304/2002).

• Solicitar la admisión del residuo a un gestor autorizado.

• Entregar el residuo peligroso a un transportista y gestor autorizado.

• Llevar un registro de los residuos producidos, en el que queden reflejados los datos siguientes: fecha, residuo, código LER, cantidad, número de documento de control y seguimiento asociado al residuo, así como gestor al que se le entrega y destino del residuo.

Los grandes productores tendrían además que presentar una declaración anual de los residuos producidos y establecer un plan de minimización de residuos peligrosos, que especifique las medidas propuestas para reducir la cantidad generada. Este estudio debe presentarse con una periodicidad de cuatro años.

Gestión del Residuo

Antes de realizar la primera retirada, el productor ha de disponer del Documento de Aceptación del residuo, emitido por un Gestor Autorizado, en conformidad con la admisión del residuo.

En cada traslado, el gestor hará entrega de un justificante de recogida o Documento de Control y Seguimiento, como confirmación de la correcta cesión del residuo, y dónde quedan reflejados los datos del productor, gestor y transportista, así como los relativos al residuo, la cantidad, la fecha y la matrícula del vehículo autorizado que realiza el traslado.

Toda la documentación relacionada habrá de ser archivada durante 5 años y deberá estar en todo momento a disposición de la autoridad competente.

Para más información, en la web de Safetykleen España (www.safetykleeneurope.com) el taller y el particular  puede descargarse toda la legislación nacional o autonómica en materia de gestión de residuos peligrosos.

Deja un comentario

Al enviar un comentario usted otorga una licencia perpetua de reproducir sus palabras, su nombre y su sitio web. Los comentarios inapropiados serán eliminados por el administrador.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del RSS 2.0