Cambiar el turbo a nuestro coche

turboEn la mayoría de los coches que hoy en día se comercializa, es muy normal que bajo su capot este instalado un turbocompresor. El turbocompresor o como mas se le conoce, turbo, sirve para comprimir mas el aire. De este modo, al introducir más aire en el colector de admisión del motor, y con ello mayor cantidad de combustible es capaz de quemar. Lo que quiero decir con esto es que no por ello consume mas, sino con la misma cilindrada un motor con turbo da mas potencia de motor, y lo mas importante, con un consumo muy similar al motor sin turbo. Tanto en los motores diesel como en los gasolina hay un momento en el turbo se avería dejando el coche sin potencia y suele emitir una cantidad de humo bastante considerable. Para que nos entendamos, niebla que podemos ver por nuestro retrovisor. Esto puede deberse a varias cosa, bien sea por los kilómetros del vehiculo, por los intervalos en los que se a realizado los cambios de lubricante o por el uso que se le ha dado al coche, el turbo suele averiarse. Vamos a ver a continuación como ahí que proceder para su sustitución.

Lo primero que ahí que hacer es conseguir el recambio. Bien sea buscando por referencia del turbocompresor o bien por la búsqueda del recambio del automóvil basándonos en las características y el modelo de nuestro vehiculo. ParaUbicacion del turbo en el motor buscar la referencia de nuestro turbo hay un apartado en recambiosviaweb que podéis hacer bien mediante menú pulsando la pestaña de turbos o bien pulsando aquí. Una vez que tenemos el turbo en nuestras manos nos ponemos manos a la obra. Como siempre con las medidas de protección adecuadas y el capot levantado, soltamos la tapa superior de plastico del motor. Entre el tubo que va al escape y colector de escape del motor se sitúa el turbocompresor. Para identificarlo, como bien se aprecia en la foto, es de metal y suele estar algo oxidado, ya que el metal del turbo suele coger temperaturas muy elevadas. El turbo se suele poner al rojo vivo cuando esta funcionando a un  régimen de vueltas elevado. También se le puede conocer por la forma de caracola que tiene y es por la que pasa el aire.

Lo que ahí que hacer es soltar esa caracola, vamos el turbo entero, separarlo del escape y del colector de escape. Para ello soltaremos los elementos que nos hagan falta para poder extraerlo. Una vez suelto el turbo, lo que ahí que hacer es limpiar todo el sistema por donde circula el aire, tanto de admisión como de escape. Esto lo digo porque suele estar lleno de aceite y sino cuando montemos el nuevo turbo seguirá echando humaredas.

Distribucion de piezas en el motorCon el circuito limpio nos disponemos a montar el nuevo turbocompresor. Como suele venir en los papeles del nuevo turbo, ahí que meter una dosis de aceite en el nuevo turbo, que viene junto al turbocompresor. Lo que ahí que hacer es montarlo según los pasos que hemos seguido para desmontarlo, pero al revés, ya que es para montarlo.

Una vez todo montado y viendo que hemos sacado todas las herramientas, nos disponemos arrancar el coche. MUY IMPORTANTE ES NO ACELERAR EL VEHICULO POR LO MENOS LOS PRIMEROS CINCO MINUTOS. Esto es para que se lubrique bien el turbocompresor y no forzarlo recién arrancado y siendo nuevo. Al principio humeara bastante porque por mucho que limpiemos siempre habrán quedado partes con aceite. Además en el hueco de motor también humeara por haber tocado con las manos en el turbo pero eso es normal. Dejar calentar el coche hasta que salte el ventilador y cuando salte seguramente no humeara casi nada ya. Si humea en algunos kilómetros desaparecerá. Con esto hemos reparado la avería de turbocompresor de nuestro vehiculo. Suerte y seguir rodando kilómetros con vuestros motores que los mecánicos estáis en casa.

Deja un comentario

Al enviar un comentario usted otorga una licencia perpetua de reproducir sus palabras, su nombre y su sitio web. Los comentarios inapropiados serán eliminados por el administrador.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del RSS 2.0