piezas

Con el calor las piezas de nuestro coche sufren

calorEl verano es una época del año especialmente dura para los vehículos ya que el intenso calor afecta muy negativamente a algunas piezas de los coches, como el sistema de climatización o el motor, que pierde potencia. Por ello, es necesario revisarlos y buscar recambios con frecuencia.

En el caso del motor, hay que controlar que el indicador nunca esté en la zona roja, pues esto podría provocar que se quemase. Con el vehículo frío este permanece en posición baja y, posteriormente, alcanza su temperatura óptima en los 90 grados.

neumaticos calorOtra parte muy sensible al calor son los neumáticos: con altas temperaturas y circulación rápida se deterioran más. Si su presión es excesivamente baja, el nivel de calentamiento de la banda de rodadura será mayor, lo que supone un acortamiento de su vida útil en un 15%. Así, las elevadas temperaturas del asfalto los perjudican enormemente.

Los frenos son otra parte delicada del vehículo: al rozar contra el disco, las pastillas de freno generan calor, que en verano se acrecienta más con la temperatura exterior, de manera que resulta más complicado refrigerarlas. Consecuentemente, los frenos se sobre calientan, el coche frena menos, disminuye la vida del líquido de frenos y existe riesgo de que los discos se deformen.

frenos calientes
El turbo es otra pieza delicada que puede sufrir deterioro. Trabaja a altas temperaturas y en esta época resultará mucho más complicado refrigerarlo bien. Se encarga de tomar aire del exterior y, al ser accionado por los gases emitidos por el escape, este aire se inyecta a los cilindros para que mejoren su rendimiento. Pero, con las altas temperaturas, este proceso se resiente.

En último lugar, es necesario cuidar muy bien de los limpiaparabrisas, y de la electrónica del vehículo, que también se ven afectados por las altas temperaturas. Una revisión continua y el recambio de las piezas estropeadas serán fundamentales para garantizar la seguridad del vehículo.

Piezas que más se sustituyen en la vida útil de un coche

piezas de cocheEl mantenimiento de un coche por cada 10.000 kilómetros supone una media de gasto de 150 €. Pero, ¿en qué se invierten esos 150 €? Aunque no sean gastos fuertes, los recambios de determinadas piezas son inevitables y, además de ello, periódicos.

Por ello, se enumeran a continuación cuáles son las piezas que más se sustituyen en su vida útil.

El líquido de frenos: más que con el kilometraje, se desgasta con el tiempo. Es aconsejable cambiarlo cada 2 años. No es caro, su reposición oscila entre los 20-40 €.

El filtro del aceite conviene renovarlo cada año o cada 20.000 kilómetros. A medida que el coche tiene más tiempo, habrá que esperar solo a los 10.000 kilómetros para cambiarlo.

Las pastillas de freno. Hay que comprobar su estado cada 20.000 kilómetros, aunque es un componente que depende mucho del tipo de conducción que se realice a lo largo del tiempo.

El aceite del motor es otro de esos elementos que hay que cambiar cada poco tiempo. De manera estimada, 15.000 kilómetros.

Aunque estos son solo algunos, también son muy comunes los recambios de neumáticos, que, usados bien, pueden llegar a durar hasta que el dibujo de estos alcance los 1,6 milímetros. Suponen un gasto fuerte, ya que cada rueda puede llegar a costar 400 € en modelos medios-altos.

cambiar piezasCon un buen mantenimiento, siendo constantes y atendiendo a los pequeños fallos que se puedan notar en el vehículo, se evitarán imprevistos de mayor magnitud. Tampoco hay que olvidar que, aunque no haya que cambiarlos de manera tan frecuente, hay que cuidar especialmente elementos como el líquido de trasmisiones automáticas o la correa de auxiliares.

Todos estos datos son orientativos, de modo que nada mejor que tener en cuenta para cada coche su libro de mantenimiento.

El equipo de RecambiosViaweb.

¿Sabes qué son los radiadores de tu coche? Cuídalos.

radiador-calefacción-cocheLos radiadores calefactores del coche son el sistema de mantenimiento de temperatura del vehículo. Los radiadores permiten que se mantengan condiciones estándar en la temperatura y así evitar el sobrecalentamiento. Son una parte fundamental del coche, ya que si los radiadores fallan, automáticamente se corre el riesgo de que el vehículo sufra daños muy graves en sus componentes y se produzca una avería debido al sobrecalentamiento.

El radiador más común es el que permite mantener la temperatura del motor siempre por debajo de unos límites para que funcione correctamente. Este radiador se alimenta de agua y su funcionamiento es el siguiente:

1. Se rellena el radiador de agua.
2. El radiador enfría el agua que circula por unas serpentinas.
3. Este radiador recibe el agua que lleva el motor y la enfría, para devolverla al motor a una temperatura inferior, evitando el sobrecalentamiento derivado de la combustión y manteniendo la temperatura idónea de los circuitos.
4. El proceso se repite de manera cíclica garantizando el buen funcionamiento del vehículo.

Además del radiador de refrigeración del motor, el vehículo suele contar con el radiador del aire acondicionado que proporciona mediante gas refrigerante una reducción de la temperatura ambiental del coche. Otro de los radiadores es el de la calefacción, que mediante el calentamiento de agua y su evaporación nos proporciona aire caliente para el habitáculo del automóvil.

radiadoresExiste también otro radiador que enfría el aceite del motor. Este radiador es muy importante, ya que el aceite con el calor se dilata e impide que los pistones del motor giren con la misma fluidez. Al enfriar el aceite, permite mantener las propiedades lubricantes del fluido intactas.

En resumen, es imprescindible tener los radiadores del coche en buen estado para un correcto funcionamiento del vehículo, tanto a nivel de motricidad como de confort para los que viajan en él.

De modo que tenga siempre a punto estas piezas y sustituya las viejas o estropeadas en nuestra web de Recambiosviaweb.

Qué es y para qué sirve el kit de embrague en el automóvil

embrague-recambiosviawebAunque los conductores estamos continuamente haciendo uso del embrague, apenas sabemos cómo funciona. Ni tampoco somos conscientes de la importancia que tiene la pieza, así como del deber de cualquier conductor de mantener en buen estado el kit de embrague de su vehículo. Comenzaremos, por lo tanto, explicando en qué consiste técnicamente el embrague.

El embrague es la acción de activar el movimiento transmitiendo a las ruedas la orden de desplazarse.

Gracias al embrague podemos circular a distintas velocidades, ya que funciona acoplando y desacoplando la caja de cambios y el motor, de modo que se igualan ambas velocidades. Si el embrague no está pisado, el motor no recibe movimientos, mientras que al pisarlo, damos marcha al vehículo.

Ahora bien, el embrague funciona porque hay dos piezas, conocidas como coronas, que son movidas por el embrague de dos maneras, bien por fricción de los discos, o porque un líquido, normalmente, aceite mineral, impulsa los movimientos, si es que hablamos de un embrague hidráulico. 

¿Qué importancia tiene el kit de embrague


El kit de embrague está constituido por dos piezas, como hemos visto. Sucede que, con el paso del tiempo y el uso del vehículo, estas piezas se van desgastando. Por esta razón, es importante vigilar que nuestro auto tiene cada pieza renovada de manera periódica. Si el embrague falla, tendrás problemas para cambiar las velocidades de tu vehículo. Notarás como el motor arranca pero no lo hace con ligereza, sino con dificultad, e incluso patina. Evidentemente, esto supone un peligro para la seguridad vial. 

El Kit de embrague Sachs te permitirá circular libremente con tu coche, con la tranquilidad de saber que son piezas de calidad, adaptables a cualquier tipo de vehículo y con una garantía tanto de durabilidad como de seguridad, ya que son fabricados siguiendo la normativa europea.

esquema-embrague-viaweb

El equipo de recambiosviaweb