octubre de 2016

Prepara tu coche de cara al Otoño

otoño coche

La llegada del otoño implica una serie de cambios de tipo ambiental que, lógicamente, afectan al coche. En este artículo damos cinco puntos clave a los que se debe prestar atención.

Neumáticos: revise su desgaste
En verano, las altas temperaturas que alcanza la calzada hacen que el desgaste de los neumáticos sea mayor. Por tanto, es fundamental que revisemos cómo han sobrevivido al periodo estival y cambiarlos si están maltrechos o tienen un dibujo inferior a 1,6 mm de profundidad.

Correas, abrazaderas y otras piezas del motor
Otra consecuencia de las altas temperaturas del verano se puede dar bajo el capó: correas, abrazaderas y otras piezas no metálicas que forman parte del motor se pueden deteriorar más fácilmente. Por tanto, debemos comprobar cuál es su estado.

Escobillas: doble atención a ellas
Por un lado, su goma también puede estar deteriorada por culpa del calor del verano. Y, por otro lado, se van a convertir en aliadas fundamentales contra las lluvias, que en otoño harán mayor acto de presencia. Debemos vigilar que no estén cuarteadas y que, a su paso por el parabrisas, no dejen rastro.

Luces: mucho más importantes en otoño
Otro de los fenómenos que caracteriza al otoño es la reducción de las horas de sol. Dicho de otra forma: sus luces serán mucho más necesarias ahora. Es necesario revisar su estado y compruebe que tras las lluvias, sus faros no se empañan. De lo contrario, se fundirán mucho más habitualmente.

Batería: la gran olvidada
Aunque el periodo de mayor sufrimiento para una batería es el invierno, en verano a menudo se produce algo muy perjudicial para ella: la falta de uso del coche. Si en los meses pasados ha tenido el vehículo mucho tiempo aparcado a causa de las vacaciones, puede que nos dé una sorpresa desagradable cuando vaya a arrancarlo. Recordemos que la vida media de éstas es de cinco años.