marzo de 2016

El catalizador del Coche

catalizador

El catalizador es uno de los dispositivos que integran el sistema de escape del automóvil. Su función es la de reducir las emisiones contaminantes del coche cuando se expulsan los gases al exterior mediante una técnica denominada catálisis.

El funcionamiento del catalizador es el siguiente: los gases penetran a una temperatura elevada en el mecanismo, cuyo interior está formado por una estructura con múltiples celdas a modo de panal de abeja e impregnadas con una resina formada por elementos como platino, paladio o rodio.

Estos elementos favorecen las reacciones químicas que tienen lugar en el interior del aparato. En estas reacciones, las moléculas contaminantes como los hidrocarburos o el monóxido de carbono se transforman en agua, totalmente limpia, y dióxido de carbono, que contamina en menor medida la atmósfera.

Cómo saber si un catalizador no funciona

El catalizador posee una vida larga, y no debería sufrir ningún problema antes de los 120000 kilómetros. Sin embargo, un mal funcionamiento puede causar problemas más graves en el motor, por eso tenemos que ser muy cuidadosos.

Para alargar la vida útil de este elemento es necesario mantener en buen estado otros dispositivos como las bujías, el filtro del aire o la sonda lambda (reguladora de la mezcla de combustible). Cuando falla el catalizador es probable que la causa sea el mal funcionamiento de otras partes del motor, por lo que reemplazar únicamente el catalizador no solucionará el problema.

Hay varias pistas que nos pueden indicar que el catalizador está fallando: si el humo del escape es demasiado denso o tiene un olor poco habitual; si el coche se cala habitualmente o si escuchamos un ruido metálico en la parte baja del coche (esto puede deberse a que las celdas que conforman la parte interna del dispositivo están sueltas y golpean el interior). Si esto ocurre, debemos de acudir de inmediato a nuestro taller.

Fallo en las luces traseras del coche

faros traserosEn nuestro vehículo, llevamos diferentes luces traseras: posición, freno, marcha atrás, intermitentes, antiniebla o las de la placa de matrícula. En algunos casos (cuando existe más de una luz, como las antiniebla o de marcha atrás), conducir sin ellas es considerado una falta leve, si falla alguna de las lámparas; pero está terminantemente prohibido circular con el coche, si ninguno de los dispositivos funciona.

Existen diversos motivos por los cuales las luces de un vehículo pueden dejar de funcionar. La lista que presentamos, a continuación, resume los principales fallos en la iluminación trasera del automóvil, así como las soluciones más eficaces para subsanarlos.

Faros rotos

Es el más evidente de todos. Tras un golpe o accidente, los faros del vehículo pueden estallar. La solución también es evidente, pues es necesario instalar unos faros nuevos.

Fusibles fundidos

Un fusible fundido causa que las bombillas dejen de funcionar. Un fusible fundido puede ser síntoma de otro tipo de problemas. Sin embargo, comprobar su estado es el primer paso. Tras observar en el manual del vehículo dónde está la caja de fusibles, y siempre con el arranque apagado, hay que localizar el fusible. Si la pieza metálica de su interior está intacta, significa que está bien. Si, por el contrario, parece fracturada, será necesario reponerlo

Cableado

El capó del maletero alberga el cableado del alumbrado trasero. Si algún cable está suelto, es necesario volver a conectarlo.

Bombillas

Si el fusible y cableado están bien, puede que las bombillas estén fundidas. Para conocer su estado, hay que desenroscar los pilotos del exterior y comprobar su estado, del mismo modo que con las bombillas caseras, mirando si su filamento interno está roto.

Otros errores

Si los anteriores elementos están en buen estado, puede que el coche tenga un problema electrónico grave y deberá ser llevado de inmediato al taller.

Recambiosviaweb