enero de 2016

Pérdida de aceite del coche: causas y soluciones

La pérdida de aceite de un vehículo es una de las averías más habituales. Puede tener mayor o menor gravedad en función de la cantidad de aceite perdida y del lugar de donde proceda la fuga pero, en cualquier caso, se deberá tomar medidas para evitar un mal mayor. El primer paso es revisar los niveles para comprobar qué cantidad de aceite ha perdido el vehículo, de manera que se pueda tener una primera idea del alcance o magnitud de la fuga.

Posibles causas de la pérdida de aceite del coche

aceiteEn primer lugar, lo más aconsejable es comprobar si el líquido que ha perdido el coche es realmente aceite. En algunas ocasiones, el charco que vemos en el suelo después de estacionar el vehículo puede deberse a la condensación de agua del aire acondicionado.

Si se descarta que sea agua u otro líquido que no sea aceite, habrá que preguntarse qué ha sucedido. Hay que tener en cuenta que los motivos por los que el automóvil puede perder aceite son diversos. Uno de ellos, quizás el menos preocupante, es que exista una holgura en alguna de las juntas, ya sea la junta de la tapa de balancines, la junta del tapón de llenado o el conducto de la varilla del aceite. No obstante, también es muy frecuente que el tornillo de vaciado delcárter esté deteriorado o mal ajustado.

En el caso de que el coche haya perdido mucho aceite, lo más aconsejable es avisar a la grúa para que lo trasladen a un taller. Es posible que el vehículo pueda circular, pero hacerlo con poco aceite puede dañar gravemente el motor.

Por último, si se comprueba que el nivel de aceite es aceptable a pesar de la fuga, se podrá llevar a un taller cercano para que arreglen el problema, que puede no llegar a ser muy grave si se solventa rápidamente.

Recambiosviaweb

Los problemas de un coche parado durante mucho tiempo

Aunque parezca un contrasentido, un coche parado durante mucho tiempo puede acabar teniendo numerosos problemas mecánicos debidos, precisamente, a la falta de actividad. Estar mucho tiempo sin circular ocasiona a los automóviles desgastes tanto o más importantes que los ocasionados por su uso diario.

Los principales problemas mecánicos

Un coche que permanezca mucho tiempo estacionado acabará deformando sus neumáticos por su propio peso y, además, es muy probable que tenga otros fallos mecánicos importantes. Así, los aros de los pistones del motor pueden engancharse y es muy probable que las juntas del motor se resequen y acaben provocando, incluso, fugas.

coche paradoLa inactividad en el motor también puede provocar daños en el circuito de refrigeración, especialmente en los manguitos y la bomba del agua. Se recomienda un lavado interno y purgado para evitar problemas graves.

Igualmente, un coche parado puede tener problemas en el sistema de frenos. Hay que tener en cuenta que el líquido debe cambiarse cada dos años y que también pueden oxidarse piezas del sistema.

Finalmente, hay que tener en cuenta que la caja de cambios y los diferenciales necesitan un mantenimiento de lubricación para mantenerse en buenas condiciones. Por lo tanto, la inactividad puede provocar su oxidación.

Consejos importantes

Al volver a poner en marcha un coche parado durante mucho tiempo hay que tener en cuenta ciertos elementos básicos. Revisar el nivel de aceite y de refrigerante, controlar posibles fugas de combustible y verificar el estado de las correas de distribución son cuestiones esenciales.

Una vez hecho esto, se recomienda arrancar el vehículo de manera progresiva, realizando intentos de menos de 5 segundos para evitar dañar el motor. Después, se mantendrá a ralentí unos minutos para no forzar ninguno de sus sistemas. Sobre todo, el conductor debe evitar acelerar y es necesario que se fije en posibles ruidos desconocidos durante la marcha.

El equipo de Recambiosviaweb