diciembre de 2015

La función del líquido anticongelante en los automóviles

Revisar los niveles del automóvil de forma periódica es fundamental para evitar posibles accidentes, así como averías que pueden resultar muy costosas. Entre los líquidos del motor, destaca el líquido anticongelante, cuya relevancia es subestimada en muchas ocasiones pensando que se puede sustituir por agua común sin problemas. Además, de cara al frio del invierno, es importante contar con el anticongelante adecuado para el vehículo.

El anticongelante o líquido refrigerante está compuesto por elementos químicos que disminuyen el punto de solidificación, lo que posibilita que la solución se congele a una temperatura mucho menor que el agua, además de ser clave para evitar el calentamiento excesivo del motor.

En el caso de que el indicador de temperatura del vehículo marque una temperatura demasiado elevada, hay que tener en cuenta que una de las causas puede deberse a alguna deficiencia o carencia en el líquido anticongelante, por lo que es uno de los primeros elementos que han de revisarse.

La principal función del anticongelante para el motor de un vehículo es mantener una óptima temperatura de funcionamiento en la cámara de combustión. Si dicha cámara se encontrase a una temperatura demasiado fría, podría provocar una menor eficiencia del motor. En el caso de que la cámara de combustión estuviera a una temperatura más alta de lo normal, podría provocar un desgaste de los elementos móviles del motor e, incluso, que se gripe.

Encuentra el anticongelante para tu coche aquí.

Por los general, se debe reemplazar todo el líquido del circuito de refrigeración cada 40.000 kilómetros, puesto que con el paso del tiempo pierde propiedades anticongelantes y anticorrosivas.

Para concluir, conviene recordar que es aconsejable tener presente la temperatura habitual de la región donde el coche circulará la mayor parte del tiempo para escoger el anticongelante más apropiado. Un porcentaje del 10% es eficiente hasta -5ºC, del 20% hasta -11ºC, del 30% hasta -18ºC y del 50% es apropiado hasta los -37ºC.

Como cambiar la bujía del coche

La bujíabujia de los coches es el elemento que genera esa chispa que inicia la combustión de la mezcla entre aire y gasolina en el interior de cada cilindro. Esta cuenta con distintos intervalos, en función del modelo, para ser cambiada, pero lo ideal es que el cambio se realice cada 60.000 kmDebe cambiarse todo el juego para generar la misma chispa.

Suele haber una bujía y, en ocasiones, dos por cada cilindro y cuenta con un electrodo que genera la chispa de arranque, una rosca, el cuerpo principal, aislante de calor y la alta tensión y la terminal superior, conectada a la bobina de encendido. Los pasos para cambiar la bujía correctamente son:

1. Con el coche frío, se desconecta el borne negativo de la batería. Después, se localiza el espacio destinado a las bujías, que puede estar a la vista en algunos modelos, pero, en otros, es necesario retirar el protector de plástico que cubre el motor.

2. Posteriormente, con unos guantes se tira del capuchón del cable de alta tensión para retirarlo y se limpia el orificio con un pequeño cepillo. No se debe tirar directamente del cable porque puede estropearse.

3. Acto seguido, se debe desatornillar la bujía y debe ser extraída con la ayuda de una carraca, una llave de bujía y un alargador. Tras esto, se debe comprobar que son iguales la vieja y nueva y se tapa el orificio con un trapo.

4. Se coloca en el alargador la nueva pieza y se atornilla al máximo con la mano, primero, ya que la carraca podría estropear la rosca y provocar una avería. Después, con la ayuda de la carraca, se termina de apretar la bujía de 90 y 120 grados más.

5. En último lugar, es momento de colocar nuevamente el cable de alta tensión y continuar con la siguiente bujía.

Equipo de Recambiosviaweb.