junio de 2015

Recomendaciones aceite de coche

aceite-de-motorEs de dominio público que el aceite del coche es capital para la vida de su motor, por reducir el rozamiento entre piezas móviles, impedir la elevación térmica por fricción y prevenir la corrosión. En el programa de mantenimiento, cambiar el aceite del coche debe estar marcado en rojo, por las peligrosas consecuencias que acarrea ser negligentes con ello.

Entre las propiedades del aceite, cabe destacar su viscosidad, en función de la cual un buen aceite debe ser fluido, a bajas temperaturas, para adherirse, en frío, a las superficies metálicas y conservar suficiente viscosidad al calentarse.

Los fabricantes de aceite para automoción comercializan compuestos adaptables a los modelos de motores existentes. En principio, se aconseja recurrir al recomendado por el fabricante del vehículo y ceñirse a la norma de viscosidad (SAE), según la cual, por ejemplo, un aceite de coche 5W40, recomendado para motores TDI, ayuda al arranque en frío, por tener el primer número pequeño. Por su parte, la segunda expresión numérica indica la viscosidad del aceite en caliente. Los diferentes tipos de aceite vienen clasificados por la mención API, que va seguida de una primera letra, que determina el tipo de motor (gasolina, “S”; o diésel, “C”); y una segunda, que marca la calidad, por orden alfabético, en sentido inverso a esta.

En cuanto a la frecuencia de cambiar el aceite del coche, es prioritario seguir las pautas del fabricante de este. Aunque un coche se use poco, debe cambiarse el aceite tanto por el deterioro sufrido en el cárter como por los arranques en frío. Un factor que entra en juego es el tipo de aceite utilizado, de manera que, si se trata de aceite mineral, es aconsejable cambiarlo, al menos, una vez al año, independientemente del kilometraje. En el caso de los aceites sintéticos, mantienen sus propiedades estables durante más tiempo, lo que permite alargar la frecuencia hasta dos años.

Recambios de coche Bosal

bosalBosal es una empresa fundada en la ciudad holandesa de Alkmaar en 1923, aunque su sede está en la localidad belga de Lummen. La compañía se dedica a la fabricación de piezas de coche, que vende a los fabricantes más importantes de todo el mundo. Entre los clientes de Bosal también aparecen una gran cantidad de conglomerados industriales, ya que también fabrica productos industriales, como tubos o sistemas de regadío para la agricultura.

La empresa es uno de los principales fabricantes de sistemas de escape para turismos y camiones -también para aplicaciones industriales-, catalizadores, ganchos de remolque, portaequipajes, cabinas de vehículos industriales o deflectores de viento. También fabrica estanterías de almacenaje, gatos y juegos de herramientas o componentes para convertidores de energía. Bosal vende tanto para el mercado de equipamiento original como para recambios de coche a particulares y talleres.
sistemas de escape bosal
El Grupo Bosal cuenta con más de 5.600 trabajadores repartidos entre sus 30 plantas de producción y los 18 centros de distribución que tiene en todo el mundo. Por ejemplo, el centro de I+D para los sistemas de escape está en Lummen, pero cuenta con plantas satélite en Ypsilanti (Estados Unidos), Pretoria (Sudáfrica) o Gebza (Turquía); o el de desarrollo de sistemas está en Markgröningen (Alemania), con plantas satélites en Made (Holanda), Kecsksemet (Hungría), Reims (Francia) y también en la de Pretoria.

Los últimos datos que hay de la empresa datan de 2011. Entonces, Bosal alcanzó un volumen de negocios por valor de 796 millones de euros y llevó a cabo una inversión de 17,2 millones. Se trata de una inversión similar a los 18 millones de 2010, cuando el volumen de negocio fue de 683 millones de euros. En 1986 llegó a España y, tras Sagunto, abrió plantas en Zaragoza (1991) y Leganés (1997).

En definitiva, se ha convertido en una de las empresas de referencia del sector de recambios.